Prismáticos

Francisco Rodríguez Bergali – www.astroilusion.es

LOS PRISMÁTICOS Y LA OBSERVACIÓN ASTRONÓMICA

Prismáticos en la Observación Astronómica

Es lógico y comprensible que uno de los primeros deseos de un recién aficionado a la Astronomía sea adquirir un telescopio. No está mal la decisión pero, sin duda alguna, mi recomendación es la utilización, primeramente, de unos prismáticos. ¿Por qué?

Para empezar porque los prismáticos son un instrumento con una buena relación calidad/precio. Existe una buena oferta de prismáticos entre los 50 y 100 euros donde elegir y, aún en la zona inferior de esa franja de precios, no encontrarás malos prismáticos.

El uso de los prismáticos tanto desde la ciudad como desde zonas sin contaminación lumínica puede ser más frecuente en comparación con el uso de un telescopio. Su comodidad y transportabilidad lo convierten en un instrumento insuperable para las noches de observación. Además, los prismáticos permiten que reconozcamos el cielo con más facilidad y aprendamos más rápido con la localización de objetos celestes. Eso sin contar con que podemos usarlos para otros fines como pueden ser la observación de la naturaleza, aves, montes, pues el conjunto de prismas que lo componen (de ahí el nombre de prismáticos) mantienen una imagen real no invertida como sucede en los telescopios.

Cifras en los PrismáticosLa visión binocular que nos ofrecen sin duda generan comodidad pues nuestros ojos y nuestro cerebro están más preparados para observar con ambos ojos que con uno solo. Los prismáticos son instrumentos que ofrecen pocos aumentos lo cual no siempre es malo, en contrapartida ofrecen un gran campo de visión (mayor zona del cielo) y buena luminosidad. En este sentido, al adquirir unos prismáticos siempre veremos que sobre ellos figuran impresionados unos números como 7 x 50, 10 x 50, 15 x 70 por ejemplo. El primer número indica los aumentos que tienen esos prismáticos, 7, 10 o 15 en este caso y el segundo el diámetro, en milímetros, del objetivo delantero de los mismos. A menor aumento y mayor diámetro, más luminosos resultan.

Es preciso tener en cuenta que cuanto más grandes y pesados son mayor vibración se producirá en la observación y más incómoda será. Por consiguiente, si estás pensando en adquirir unos prismáticos grandes debes ir pensando también en adquirir un trípode. No se requieren caros trípodes para usarlos con los prismáticos pero yo diría que son necesarios cuando se pasa de los 60 milímetros de diámetro.

Yo aconsejo comenzar con unos prismáticos 7 x 50 (se aprovechan más en lugares oscuros) o 10 x 50 (más adecuados para observar desde la ciudad o desde núcleos contaminados), con ellos podremos escudriñar el cielo y disfrutar de él durante muchos años. Además los prismáticos son igualmente eficaces tanto para el observador novel como para el experimentado y, a medida que vayamos adquiriendo experiencia, mejor uso le daremos.

Existen muchas más características que se podrían citar pero las básicas las he resumido aquí por si tienes interés en adquirir unos prismáticos. De lo que no hay duda es que son un instrumento perfecto no solo para familiarizarse con el cielo nocturno sino también para comenzar a disfrutar de sus maravillas.

Anuncios