Antes de comprar un telescopio

Francisco Rodríguez Bergali – www.astroilusion.es

Antes de comprar un telescopio

Consejos previos a la adquisición de un telescopio

Nunca vienen de más una serie de consejos previos a la adquisición de un telescopio. Queramos o no, un telescopio requiere de una inversión económica que, aunque pueda ser pequeña, no debe derivar en que el telescopio acabe en un rincón del trastero (¡algo que intentaré evitarte siempre!)

1.- ¡Ante todo mucha calma! No hay que precipitarse, por muy ansioso que estés por tener un telescopio. Infórmate antes, lee y tómate un tiempo previo aprendiendo sobre las características de los telescopios y sobre las tiendas especializadas (¡siempre especializadas!) que pueden ofrecerte el telescopio que buscas a un precio adecuado. Ajusta bien tu presupuesto.

2.- No te dejes llevar por las cifras de los aumentos. Verás espléndidas cajas con el telescopio junto a una magnífica fotografía de una bonita nebulosa y donde observarás un telescopio de 60 o 70 milímetros de abertura con un “525x” a su lado o un “Power 450x!”. Eso es inviable.

3.- Siempre es muy recomendable comenzar por unos prismáticos antes de comprar un telescopio. Te ayudará a conocer el cielo y a adquirir destrezas cuando tengas tu primer telescopio.

4.- Si tienes oportunidad, acércate a alguna asociación astronómica de tu ciudad y sal con ellos a cualquier campo de observación que preparen. Intenta observar por otros telescopios antes de comprar el tuyo. Observa las diferencias entre telescopios y aprende sobre sus accesorios. Te ayudará a completar una visión clara sobre lo que realmente quieres.

5.- No me cansaré de decirlo: ten muy claro desde donde vas a observar. Se suele decir que el mejor telescopio es el que más se usa y para mí es una gran verdad. Si tienes la gran suerte de vivir en un núcleo urbano apenas contaminado de luces parásitas y con un buen cielo el telescopio puede ser bien distinto a si has de desplazarte continuamente al medio del monte para observar. De la misma forma, si dispones de una azotea en un cielo contaminado pero a la que puedes subir todos los días despejados que puedas, y ocasionalmente salir al campo, has de tener en cuenta esto a la hora de la elección del telescopio. Incluso las condiciones meteorológicas habituales de tu lugar de observación es un factor determinante.

6.- En relación con el párrafo anterior piensa bien en la transportabilidad de tu equipo. Conozco varios casos de aficionados que han dejado de usar su telescopio bien porque adquirieron uno que requería mucho espacio en el coche o bien pesaba mucho para subirlo a la azotea. Recuerda que no solo es el tubo del telescopio lo que vas a transportar, tendrás que mover la montura y, probablemente, algunos accesorios como oculares, linternas, mapas estelares…Hay que procurar que nuestro telescopio lo disfrutemos durante años y no acabe arrinconado en meses.

7.- Es muy importante tener claro que la montura es una parte importantísima de un telescopio. A veces pienso que incluso más que el propio telescopio. Bien es cierto que si vas adquirir un telescopio de iniciación tiempo tendrás de avanzar en monturas pero, a la hora de empezar, hay que saber si elegiremos una montura acimutal o ecuatorial.

Anuncios